viernes, 14 de julio de 2017

La obra de arte inoportuna: Frías (Burgos)

En la crítica de hoy parto de la premisa, tal vez errónea, de que en el arte todo es opinable, más aún hoy en día que la función del arte se vuelve tan difusa. Y sobre esa base traigo al blog un ejemplo de lo que, en mi opinión, es un desaguisado de los artistas.

Para ponernos en situación, el caso se perpetró en Frías, uno de los pueblos más bonitos de la península y, a la sazón, la ciudad más pequeña de España (258 habitantes)



Situada a orillas del Ebro, su casco medieval está declarado conjunto histórico artístico.



Cuenta con uno de los castillos más espectaculares de España.



Un magnífico puente medieval.



Unas casas colgadas sobre la muela de toba calcárea que domina el paisaje.



Calles que evocan su pasado medieval.



Y hasta un lavadero donde, antiguamente, se lavaba la ropa en invierno.



Un pueblo espectacular cuya visita es muy aconsejable.


Foto: Alejandro Bergado





En este escenario, y con motivo del octavo centenario del otorgamiento a Frías de su Fuero (Alfonso VIII en 1202), el ayuntamiento encargó la construcción de una fuente monumental. El diseño y realización de la fuente corrió a cargo de los artistas Jorge Baldessari y Fernando García.

El resultado fue una fuente cuyo elemento principal es un muro de hormigón de unos 4 metros de alto.



Dejando de lado la "originalidad" de las tejas formando cascada, el muro de hormigón se incrusta como un elemento protagonista que rompe descaradamente con la estética medieval del pueblo, donde la piedra caliza es el elemento constructivo tradicional predominante.

Y si la cara A es cuestionable, la cara B no deja lugar a dudas: hormigón puro y duro con tres tejas que dejan caer el agua sobre un pequeño pilón.



Ni siguiera una fotografía con cierta intención artística salva la horrible visión del muro de hormigón.



Los artistas ni siquiera se preocuparon de camuflar los pernos de hierro que refuerzan la estabilidad del muro.



La fuente no gustó a casi nadie en el pueblo, pero ahí sigue. Tuve ocasión de hablar con uno de los artistas y me soltó un discurso sobre que el hormigón ya se utilizaba en tiempo de los romanos. Yo le dejé hablar y no quise contestar que los romanos usaban morteros de cal mezclados con ceniza volcánicas, no el feo y gris cemento portland inventado en 1824. Ni que el cemento no se encuentra en las edificaciones tradicionales del pueblo.

En fin, como decía al principio, en el arte todo es opinable y mi opinión es que, en este marco medieval, la obra ha sido inoportuna.








5 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo
    Y si te digo que en un princopio Jorge quería que fuese de 8m de altura.
    En cuanto vi los la ferralla que metía en los cimientos entendi que no utilizaría piedra, madera u otros materiales mas acordes con el entorno urbano.
    Cuando me explicaron lo que estana haciendo rompí las negociaciones con los dueños del solar vacio anexo a dicha fuente y me olvidé de mi sueño de la casa frente al castillo de Frías.
    Hoy en día esta seca y no funciona, pues siempre ha tenido fugas de agua.
    Ojala se derribase de una vez por todas.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con toda crítica a haber roto la estética de, es verdad, uno de los parajes máas bonitos que he tenido el placer de "saborear". Hemos llegado a un estado de tontería y de "incultura" que no no respeta nada. Pobre Castilla la Vieja en manos de los tontos que han permitido tal desfachatez. Es de mal gusto y espanta a las personas con cierto orgullo de saber que ahí está un pueblo precioso y auténtico y que debe conservarse. Que se demuela sin miramientos o que la pongan frente a los ascensores del Reina Sofía, que alli ya no desentonaría y los turistas podrían mitigar el calor del estío en las colas que se forman a pleno sol

    ResponderEliminar
  3. La culpa no es sólo del artista que lo ha perpetrado. Es también, y más, del concejal que lo ha aprobado y del pleno que lo ha validado.

    ResponderEliminar
  4. Antes habría un boceto, alguién lo ha aprobado... No me parece del todo mal el concepto pero desde luego en ese entorno resulta una aberración y encima no parece que esté ni siquiera bien construído. El artista ha hecho su trabajo, a lo Piero Manzoni.

    ResponderEliminar
  5. Una cosa es llamar la atención y otra cosa es asesinarla.

    ResponderEliminar